Entorno

Las rías son un entorno natural único en el mundo, un paisaje de increíble belleza, de hermosas playas de arena fina y excepcional riqueza de fauna marina, donde la tierra penetra en el océano creando espejos de mar al abrigo de las olas del Atlántico.

La villa marinera de Corme, es doblemente agraciada por su situación dentro de la ría y por los impresionantes acantilados que se despliegan en el resto del litoral y que son conocidos como “A Costa da Morte”.

Desde Finisterre hasta la Estaca de Bares, las Rías Altas se erigen como ecosistemas naturales únicos que dan refugios a las aves migratorias, que preservan especies de flora autóctona como la Caramiña y, por supuesto, que mantienen intactas sus aguas ricas en nutrientes y que han hecho de los pescados y mariscos gallegos los más apreciados del mundo.

En el entorno de los Apartamentos Turísticos Playa de Osmo es recomendable la visita al impresionante cabo Roncudo con sus cruces blancas que recuerdan el duro trabajo de los percebeiros, o llegar hasta la cima de los acantilados y descubrir el pueblo de Roncudo, o cruzar a pie, cuando la marea lo permite, hasta la Isla de Estrela, con su castro y cementerios de navegantes desconocidos.

Y sobre todo, disfrutar de sus increíbles playas de arena blanca, naturales y recogidas por la Ría de Corme como la playa de Osmo, Balarés, San Francisco, Laxe o las Dunas de A Barra o abiertas al océano Atlántico como Niñóns.

Links de interés:

Gastronomía

Para los amantes de la gastronomía marina, Corme es un paraíso al alcance de todos donde disfrutar del tradicional pulpo “á feira”, de sabrosas cazuelas de pescado o marisco, de una lubina a la sal o las tradicionales “sardiñas con pan de broa”, imprescindibles en las noches de verano.

Pero, sin lugar a dudas, la villa marinera de Corme es famosa por tener el mejor percebe del mundo.

Un marisco único, de intenso sabor a mar, codiciado por los más prestigiosos cocineros internacionales y que día a día es extraído de las rocas por los “percebeiros” que descienden por las paredes de los acantilados de O Roncudo.

A mediados de julio en la villa marinera de Corme se produce la cita gastronómica más importante de A Costa da Morte, la Fiesta del Percebe. Una visita obligada para degustar de diferentes formas este preciado marisco en un ambiente festivo típicamente marinero.